• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

11 de julio de 2012

Fallece la Madre María Campillo, fundadora y superiora general de las Misioneras de la Sagrada Familia

En la madrugada del domingo 1 de julio, falleció la Madre María Campillo, fundadora y superiora general de las Hermanas Misioneras de la Sagrada Familia. Fue velada en la Capilla de la Casa Madre, en la pedanía murciana de Rincón de Seca. Sus exequias tuvieron lugar el  martes, 3 de julio, a las 10 de la mañana en la Parroquia de Rincón de Seca.
María Campillo Hurtado nació en Rincón de Seca, Murcia, el 1 de enero de 1929. Desde muy joven tuvo que tomar las riendas de la familia, a la que quería sacar adelante poder dedicarse por entero a su ideal que no era otro que la Iglesia. Se convirtió, sin pretenderlo, en un referente para su pueblo, pues en su afán de promoción humana y de justicia social, pues su sueño desde pequeña era ser camino para todos. Por todas sus acciones en favor de los demás y sus valores personales, los principales representantes del pueblo le rogaron que aceptara el cargo de alcaldesa, pero por razones espirituales, ella rechazó la propuesta, aunque siguió colaborando en el bien del pueblo.
Al mismo tiempo se dedicaba completamente a la formación ética y espiritual de la juventud organizando tandas de ejercicios espirituales, semanas de juventud, excursiones, retiros y todo lo que estaba en su mano. Ante las dificultades de encontrar sitio donde reunirlos, decidió construir una casa de espiritualidad, lo que tras muchas dificultades comenzó el 9 de noviembre de 1970. En mayo de 1975, mientras continuaba la construcción de la casa, se abrió en la planta baja del edificio una guardería laboral para servicio de las madres trabajadoras y al mismo tiempo, comenzar la formación de los niños desde su más temprana edad. Esto le supuso una serie de problemas que la llevaron a crear una federación de guarderías laborales.
En realidad ella tenía la llamada interior de fundar una comunidad religiosa, como así fue. Con cuatro miembros el grupo comenzó a existir como pequeña fraternidad de vida en común el Lunes Santo de 1978, residiendo en la misma casa de ejercicios, aún inacabada, pero ya dando múltiples servicios. En 1982, contando ya con siete miembros, Mons. Javier Azagra Labiano, entonces obispo de la diócesis, aprobó esta nueva forma de vida, estableciéndose definitivamente la Comunidad Religiosa de las Hermanas Misioneras de la Sagrada Familia.
Después de largos años de diversas actividades y vida consagrada a los demás, decidió construir también una residencia para ancianos al comprobar la necesidad de atención en que muchos vivían. Tras lograr superar la gran cantidad de problemas que se iban presentando a todos los niveles, la inauguración tuvo lugar el 15 de marzo de 2007, funcionando en la actualidad a pleno rendimiento.
Preocupada por la situación de la sociedad actual, luchó por la construcción de un colegio para niños de 0 a 18 años, pero al no poder lograrlo debido a la situación política del país, decidió que la Comunidad se establezca también en Colombia, para lo cual, y a pesar de estar ya muy enferma, el Señor le permitió viajar allá en la segunda quincena del pasado mes de abril. En mayo su salud empeoró notablemente, viviendo el final con intenso sufrimiento físico, pero con la paz que el Señor nos dejó en su partida.
María Campillo Hurtado ha sido una luchadora nata, con una visión de amplios horizontes en favor de la vida, de la familia, de la fe evangélica, que a pesar de su falta de credenciales académicas, ha dado lecciones de buen hacer a todos cuantos han acudido a ella.