• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

9 de noviembre de 2012

Los caminos del Evangelio: los vehículos para las misiones y el DOMUND

Este año han sido muchos los proyectos financiados para la adquisición de vehículos para las misiones. Las Obras Misionales Pontificias, el DOMUND, cuentan para esto con un socio especializado, el MIVA, acrónimo de la expresión alemana Missions-Verkehrs-Arbeitsgemeinschaft, “Asociación Misionera de Transporte”, que se ha creado en diversos países, como Estados Unidos, Reino Unido o Austria. Esta última, la más antigua, lleva prestando este servicio a las misiones desde 1949, por lo que cuenta con una dilatada experiencia. Todas las MIVA desde su fundación están al servicio de las misiones y los misioneros.
Y es que desplazarse en zonas de misión y por países con infraestructuras deficientes o en muchos casos inexistentes es, en ocasiones, una proeza. Es por ello que el DOMUND ha financiado este año, entre otras peticiones, la adquisición de vehículos para la archidiócesis de Bamenda, Camerún (8.000 dólares), para la diócesis de Kalemie, en el Congo (10.000 dólares), para las hermanas de Nazaret de Luiza, (10.000 dólares), para la diócesis de Mbandaka (10.000 dólares), también en el Congo, para la diócesis de Zomba, en Malawi (10.000 dólares).
Los criterios para aprobar este tipo de financiación son claros y tienen siempre en mente que se trata de luchar contra la pobreza y el subdesarrollo, con un compromiso decidido por el Evangelio. Las personas que están “en el terreno”, los misioneros, son quienes solicitan estos vehículos expresando el motivo de su petición y su necesidad de movilidad. La solicitud viene respaldada, como en cualquier proyecto del DOMUND y de las Obras Misionales Pontificias, con una carta del obispo del lugar.
Las Obras Misionales agradecen a MIVA su labor de asesoramiento y su colaboración, muy en consonancia con el lema que tenía esta organización cuando se fundó: “Al encuentro de Cristo, en la tierra, en el agua y en el aire”