• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

3 de julio de 2016

HOMENAJE A MANUEL UNCITI

HOMENAJE A MANUEL UNCITI


            Un grupo numeroso de periodistas, agrupados en torno a la figura de Manuel Unciti, sacerdote y periodista de corazón misionero, se reunieron en la basílica de Santa Eulalia (Mérida), el día 2 de julio, para celebrar una eucaristía en honor del tan querido y admirado maestro.
           
La eucaristía fue presidida por Pedro Jesús Mohedano, ex delegado de misiones de Coria-Cáceres, quien resaltó los lazos que le unían a Manuel Unciti. Un sacerdote de pluma ágil y comprometida, quien siempre optó por una Iglesia abierta a la universalidad y volcada en la defensa de los débiles.  
            Realizó una encomiable labor al frente de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol.  
            Durante más de tres décadas fue  director de las revistas Pueblos del Tercer Mundo e Illuminare, articulista habitual en publicaciones como El Correo, Ya, Razón y Fe o Ecclesia.  Tertuliano habitual en alguna cadena de Radio.
            Publicó libros como Sangre en Argelia, África en el corazón, Amaron hasta el final o Teología en vaqueros.
       Una bella intuición de Unciti fue la fundación de  la Residencia Azorín, cuna formativa de varias generaciones de periodistas cristianos. A ella dedicó redoblados esfuerzos, posibilitando que varios centenares de jóvenes periodistas pudieran ser acogidos y acompañados con especial dedicación y ternura, por el gran maestro.
            





Murió un gran hombre, pero su mensaje y su pasión misionera perviven en el corazón de sus numerosos discípulos y lectores.