• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

6 de septiembre de 2016

Blanca Murillo y Ana Pacheco, dos jóvenes cacereñas nos cuentan su experiencia de verano en Marruecos

TRAS LA HUELLA DE UN VERANO DIFERENTE



Blanca Murillo y Ana Pacheco, dos jóvenes cacereñas nos cuentan su experiencia de verano en Marruecos

Aún sin conocernos personalmente, si algo nos unía a todos los participantes de la experiencia de voluntariado en Tetuán era la incertidumbre y el miedo a lo desconocido, pero también una gran ilusión por embarcarnos juntos durante dos semanas en una nueva aventura que ya, antes de empezar, todos deseábamos que dejase una huella importante en nuestras vidas, como puedo asegurar que así ha sido para cada uno de nosotros.


El último día y antes de despedirnos, nos prometimos a nosotros mismos que, aunque hubiese sido una experiencia corta y fugaz en nuestras vidas, sin embargo no dejaríamos que sólo significase un viaje o vivencia más para añadir y fácilmente olvidar.
Tras una realidad impactante y tan diferente a la nuestra, a tan sólo 35 kilómetros de nuestro país, los primeros días nos sirvieron de toma de contacto, no sólo con una cultura, religión y costumbres distintos, sino también para conocernos mejor entre nosotros mismos y las motivaciones que cada uno había traído a este lugar.


Así, a lo largo de nuestra estancia en Marruecos, tuvimos la oportunidad de conocer más de cerca, no sólo Tetuán, la ciudad que nos acogería durante dos semanas, sino también Tánger, un bonito pueblo costero llamado Asilah y, especialmente, la denominada “perla azul de Marruecos”, Chefchaouen, donde sus calles pintadas con un intenso color azul, sin duda nos cautivaron a todos.

De este modo, a través de algunas de estas excursiones y con la alegría y confianza de haber tenido un poco de tiempo para conocernos entre nosotros, a los pocos días de estar allí, iniciamos nuestro voluntariado en las diferentes asociaciones con las que habríamos de colaborar durante nuestra estancia allí. Sin embargo, los temores y las inseguridades por no saber qué podríamos aportar, se hicieron muy presentes durante los primeros momentos, pero Dios hace fácil lo que parece, en principio, un obstáculo insuperable, y así, poco a poco, un idioma desconocido, una cultura diferente y distinta religión, no nos impidieron lanzar un puente de alegría, confianza y cariño con todas las personas con las que nos íbamos encontrando cada mañana, de modo que una sonrisa abierta y sincera, un abrazo oportuno y una mirada llena de complicidad se transformaron sin duda en las mejores herramientas para hacernos entender y poder comunicarnos.


Cuánta razón hay en la frase: “no se ve bien sino con el corazón”, y es que es sólo acercándote y conociendo de verdad a las personas, cuando se nos derrumban todos nuestros prejuicios e ideas tan equivocadas.
Allí, en Tetuán, al estar cerca de las madres acompañando a sus hijos