• MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

18 de julio de 2017

¿TIENE DIOS VACACIONES?

DIOS NUNCA ESTÁ DE VACACIONES



            Quizás nosotros, caemos en la tentación de mandar a Dios de vacaciones. Pero Dios, como Padre lleno de ternura  por sus hijos, nunca está de vacaciones.
            Las vacaciones, suponen una ruptura con el trabajo y la liberación de horarios …, por eso, merece la pena prepararlas, para que, junto al necesario descanso físico,  saquemos un  rendimiento humano y espiritual.

¿Qué deberíamos tener en cuenta?

1º. Meter en la maleta, junto a los enseres necesarios, la Biblia o algún libro de espiritualidad y dedicar, cada día, un pequeño espacio de tiempo a  contemplar, interiorizar  y orar.

2º. Dedicar más tiempo a la familia: al diálogo, a la escucha, al juego con los hijos, a llenar huecos olvidados durante el curso.

3º. Restablecer lazos con personas de las que nos hemos alejado.  El móvil y las redes sociales son un eficaz  instrumento para fortalecer las relaciones.


4º. Entrar en contacto con otras personas: los viajes, el hotel, la playa, el barrio, la parroquia, nos ofrecen la oportunidad de iniciar relaciones con personas que nos enriquecen.

5º. Buscar alternativas para no caer en un consumo abusivo: la naturaleza y el arte nos brindan paisajes y lugares maravillosos.

6º. Compartir  tareas.  No olvides que las vacaciones deben ser para todos.
7º. Sé solidario.  Los pobres no tienen vacaciones y  Jesús está siempre  entre ellos.

8º. Cuida la naturaleza: es nuestro hogar.  Bendice  y alaba a Dios, por todo lo que la vida te regala.

Pedro Jesús Mohedano Santibáñez