• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

23 de enero de 2018

el niño Aarón Fernández,, presenta la Infancia Misionera

“La misión no depende de la edad, solo hay que ser valiente”


Aarón Fernández, un niño misionero junto a su familia en México, ha presentado hoy la Jornada de Infancia Misionera 2018. Le ha acompañado Monseñor Franciso Lerma, misionero obispo en Mozambique

Francisco Lerma, misionero de la Consolata obispo de Gurúe (Mozambique); el director nacional de OMP, Anastasio Gil; y Aarón Fernández ‒un niño de un pequeño pueblo de Cuenca que fue misionero de Ekumene con su familia en Méjico‒, presentaron esta mañana la Jornada de Infancia Misionera en la sede nacional de OMP.
El objetivo de la Jornada de Infancia Misionera, que se celebrará el domingo 28 de enero con el lema “Atrévete a ser misionero” es despertar la solidaridad entre los niños de todo el mundo; y ayudarles a vivir la fe y los valores educativos misioneros que promueve Infancia Misionera. Gracias a esta iniciativa el año pasado se apoyaron 2.858 proyectos de ayuda a la infancia (educación, evangelización y protección de la vida) en los Territorios de Misión.
El testimonio de Aarón subrayó el protagonismo de los niños en esta Obra Pontificia. Este joven de 14 años ‒enviado con su familia a la misión cuando apenas tenía 9‒ recordó sus dudas y miedos al llegar a Méjico. “Yo pensaba, «¿a dónde hemos venido, por qué de tantas familias españolas Dios nos ha enviado a nosotros?»” Pero Aarón se fue “metiendo en el día a día y viendo a Dios en la misión” y a su regreso fue “doloroso” dejar a sus amigos de “allí”. Este jovencito lo tiene claro: “la misión no depende de la edad o el lugar donde se desarrolle, sólo hay que ser valiente”.
Por su parte, monseñor Lerma subrayó el “ambiente misionero que se respiraba en España” en los años 50 y cómo esa sensibilidad misionera que estaba presente en las familias, las escuelas y las parroquias fueron regando “la simiente cristiana y misionera recibida en el Bautismo”. Este “misionero obispo”, como se autodefine, describió la presencia de grupos de Infancia Misionera en todas las parroquias de su diócesis (una diócesis de 42.000 kilómetros cuadrados y alrededor de dos millones de habitantes) y cómo estos grupos enseñan a los niños a preocuparse por otros más necesitados y a ir asumiendo compromisos concretos, incluso de ayuda económica.
El Fondo Universal de Solidaridad de la Infancia Misionera, gracias a la colaboración de los niños de todo el mundo, ayudó en 2017, con 16.941.176,76€, a sostener 2.858 proyectos de educación, sanidad y evangelización de la niñezEspaña contribuyó con 2.764.424,95€,demostrando una vez más la solidaridad de los niños españoles con las necesidades de otros niños del mundo. Anastasio Gil subrayó la generosidad de España, gracias a la cual se apoyaron 490 proyectos de Infancia Misionera.
La mayor parte de las ayudas de Infancia Misionera las recibe el continente africano, donde se han financiado 1.552 proyectos con más de 10 millones de euros. El obispo de Gurúe, es testigo en primera persona del bien que se hace a los niños gracias a la ayuda de la Infancia Misionera en Mozambique (52.000€ del Fondo de Solidaridad fueron a este país en 2017). Esas ayudas han llegado, entre otros, al orfanato Arco Iris de Gurúe, donde se atienden entre 40 y 50 niños huérfanos, sobre todo a causa del sida.
Entre las actividades que OMP organiza cada año para promover la Jornada de la Infancia Misionera, destaca este año la convocatoria de un concurso de cómics, cuya entrega de premios tendrá lugar el próximo sábado en el centro recreativo Micrópolix (Madrid). El acto de entrega de premios estará presidido por el director de OMP y contará con el periodista Javi Nieves como conductor. Los ganadores de los tres premios por categoría (6 a 9 años y 10 a 12) pertenecen a Albacete, Badajoz, Zamora, Navarra, La Coruña, y Málaga. Como recordó el director de OMP, “los niños nos han desbordado”; el Jurado ha tenido que seleccionar a los ganadores entre 300 finalistas de 60 diócesis.
La Jornada de Infancia Misionera tendrá su punto culminante en la Eucaristía que se celebrará el próximo domingo 28 en el Colegio Stella Maris La Gavia de Madrid, y que retransmitirá la 2 de TVE. La Misa será presidirá por monseñor Francisco Cerro, obispo de Coria-Cáceres y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones; y concelebrarán el director de OMP y el obispo de Gurúe. Los niños ganadores del concurso ofrecerán sus cómics durante las ofrendas.

19 de enero de 2018

misioneros por el Mundo en TRECE TV

Estreno de la nueva temporada de “Misioneros por el Mundo”


TRECE estrena el próximo domingo 21 de enero, a las 13 horas, una nueva temporada de “Misioneros por el mundo”; la segunda en la que Obras Misionales Pontificias colabora en la producción del programa.

El director de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil, ve fundamental la colaboración entre OMP y TRECE en el programa “Misioneros por el Mundo”. Como dijo ayer durante la presentación de la temporada: “Estamos colaborando para mostrar a la sociedad el rostro de unos coetáneos nuestros que tienen como misión fundamental olvidarse de sí mismos salir de sí mismos y entregar su vida a los demás, estos son los misioneros”.
El primer programa ‒que podrá verse en TRECE el próximo domingo 21 de enero, después de la Misa‒ ha sido grabado en Honduras. En él, conoceremos a un grupo de misioneros de distintas instituciones (MISEVI, Padres Paúles, Clérigos de San Viator), procedentes de varias diócesis españolas: Pamplona, Valencia, Albacete, Barcelona, Burgos o León. Además de Honduras, este año “Misioneros por el Mundo” nos mostrará a misioneros que trabajan en países como Camboya, Timor, Bolivia, Angola o Japón.
En el acto de presentación de la nueva temporada ‒al que asistieron entre otros el director general de COPE, Julián Velasco; y el director general de TRECE, Enrique Lozano‒ asistió también uno de los reporteros de “Misioneros por el Mundo”, Asell Sánchez.
Sánchez contó algunas anécdotas de sus viajes a Japón y Angola y dijo que “cuando un misionero te dice que lo que le ha enseñado la misión es que es mejor dar que recibir no hay más que añadir”. La frase era del misionero en Angola, Daniel Mateos, quien estaba de paso por Madrid y pudo asistir a la presentación del programa.

Los programas pueden verse ademas en directo on line en: http://trecetv.es/directo
Tras su emisión los programas pueden verse en la web del programa: http://trecetv.es/programas/misioneros-por-el-mundo

13 de enero de 2018

ATRÉVETE A SER MISIONERO


¡ ATRÉVETE A SER MISIONERO!






 Si podemos ser misionero desde cualquier lugar del mundo,  también podemos ser misioneros desde cualquier edad.

 El domingo 28 de enero celebramos la hermosa jornada de la Infancia Misionera. Un encuentro maravilloso donde nuestros niños, que tienen la suerte de tener todas sus necesidades básicas cubiertas, tienen la oportunidad de ayudar a otros niños de los países de misión, donde no solo, no tienen las necesidades básicas suficientes para llevar una vida digna, sino que muchas veces, pierden su vida y su dignidad en el recorrido de su difícil infancia por no tener, mínimamente, cubiertas las necesidades vitales. 

 La importancia de esta jornada radica, sobretodo, en que es una jornada de evangelización y solidaridad «de»  los niños, « para»  los niños.
  El Papa los anima, (y  nos anima a todos),  a participar de manera activa. 
¿Somos conscientes de que saturamos a nuestros pequeños con mensajes cargados sobre la importancia del poseer cosas? Desde esta jornada, queremos contribuir a poner en valor la importancia de ser niño. 

 Hacer de nuestros niños personas Solidarias, testigos de la ternura de Dios, niños generosos capaces de compartir un poco de lo que tienen, siempre mejor que compartir lo que sobra. Niños valientes capaces de transformar con  sus oraciones y gesto,  la vida de otros niños que necesitan su apoyo.
   Atreveos a ir a contracorriente, atreveos a mirar  hacia esos  millones de niños que no tienen nada de lo que vosotros tenéis, atreveos a compartir vuestra alegría y que tu ejemplo, sí el tuyo, ( el que lee este articulo) , haga sonreír a uno de esos niños que también necesitan de ti. 
   No es difícil, atrévete a ser un niño misionero y también tu futuro te lo agradecerá.

14 de diciembre de 2017

ENTREVISTA A MONS. DON FRANCISCO CERRO

“Es necesario descubrir a los niños 
la alegría de ser misioneros
Entrevista en Revista Iluminare nº 402

Monseñor Francisco Cerro Chaves es obispo de Coria-Cáceres desde 2007.Parte de su labor pastoral previa la desarrolló en Valladolid, como capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y director del Centro de Formación y Espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús. Actualmente es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, así como de la del Clero.

¿De qué modo impulsa la animación misionera de la infancia en su diócesis?
Principalmente, creyendo que en la niñez se da una preciosa relación y un enorme entendimiento con las misiones y los misioneros. Cuando realizo alguna campaña de oración o colaboración económica
con los misioneros en Navidad o con motivo de la primera comunión, contesto a las cartas que me escriben los niños, y me doy cuenta de cómo les llega la labor de los misioneros, a los que ellos siempre descubren como defensores y amigos de los niños y las niñas, a quienes cuidan en sus múltiples necesidades. Son muy sensibles al mundo de la infancia y sus carencias y dificultades, y están convencidos de que Jesús es el mejor amigo de los niños.

¿Cómo se relacionan el lema “Atrévete a ser misionero” y el del pasado Domund, “Sé valiente, la misión te espera”?
En ambos se recalca la valentía en el servicio como el estilo de ser misionero hoy y siempre. Hemos de descubrir todo lo que Jesús nos quiere y cómo quiere a todos los niños, a los que a veces falta lo más esencial para vivir y que, si no conocen a Jesús, se perderán lo mejor de la vida. Ser valiente es decirle a Jesús: “Aquí estoy, quiero ser tu misionero y puedes contar conmigo”.

¿Puede señalarnos tres rasgos fundamentales de un niño misionero?
Primero, es el que conoce y reza a Jesús, que nos envía a darle a conocer hasta los últimos confines del mundo. Segundo, es el que se interesa en la catequesis, en la clase de religión, en su familia,
por conocer y estar más cerca de los misioneros, como amigos de los niños que sufren y que carecen de lo que nosotros tenemos aquí. Tercero, es el que se compromete con la oración y sus pequeños
ahorros a colaborar para que muchos niños conozcan a Jesús, y siempre contando con sus padres. Son generosos para compartir con los que tienen menos que ellos.

¿Qué obstáculos frenan a los niños para vivir como misioneros hoy?
Si los niños frecuentan la catequesis y los padres les hablan de Jesús, es muy probable que se interesen por el anuncio del Evangelio y la necesidad de ser misioneros. Hoy, la sociedad, el ambiente, la
forma de vivir, los modelos de moda que imponen los medios no nos ayudan a vivir en un estilo de ser cristianos con generosidad y entregar la vida a los demás. Sin duda, el egoísmo y la comodidad
son obstáculos para dar a conocer a Jesús como lo que más necesita este mundo.



¿Cómo podemos contribuir a que brote en los niños el deseo de anunciar a Jesús?
Los niños y niñas siempre están muy cerca de Jesús y son sus preferidos, porque expresan la confianza que tenemos que vivir con nuestro Padre Dios. Tienen mucha complicidad con el Evangelio y con su amigo Jesús. Hay que descubrirles el gozo y la alegría de ser misioneros, porque nuestro mundo necesita paz, cariño, salvación, justicia, y todo eso tiene un nombre, que es Jesús.

Llegar a ser misionero o misionera, ¿es aún un ideal atractivo para los más pequeños?
Ser misionero siempre tendrá gancho. Es el objetivo que habita en un corazón que tiene el amor de Jesús. ¿Cómo llevar la alegría del Evangelio a todos? Hace falta que nosotros les digamos con nuestra vida y con palabras que Jesús nos necesita para anunciar su vida y su amor a los niños y a todos. Y todos necesitamos valentía, como los misioneros, para contar al mundo la salvación de Cristo.

¿Cuál es el papel de los niños en esa “transformación misionera de la vida y de la pastoral” que propone el papa Francisco?
Los niños son clave en ella. Pero ¿cuál es su papel? En primer lugar, en la catequesis, y siempre, conocer más a Jesús; como decía Pablo VI, el hobby de los cristianos debe ser Cristo. Después, contárselo a todo el mundo, ser misionero en la escuela, la calle, los juegos, la diversión... Por último, colaborar siempre y de manera especial con las Obras Misionales Pontificias, que son el cauce para hacer llegar a los misioneros toda nuestra ayuda, tanto de oración, como de compartir los bienes que poseemos con aquellos que carecen de todo.

¿Cómo ve el dinamismo misionero de la Iglesia en España?
Goza de buena salud, por el buen hacer, de tantos años, de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que viven esta pasión por llevar a Jesús hasta las periferias. Deberíamos insistir en que entre savia nueva, porque es necesario el relevo para esas personas que han entregado su vida por las misiones y que han envejecido; hay que seguir adelante con esta tarea tan primordial. Animo desde aquí a que seamos capaces de inculcar en el corazón de nuestro prójimo esa pasión misionera que alberga nuestro corazón.


Rafael Santos

11 de diciembre de 2017

EL HORIZONTE DE LA MISIÓN

EL  HORIZONTE  DE  LA  MISIÓN. 

En cada lugar del mundo hay alguien que necesita de ayuda,  o que quiere ayuda,  o que pide ayuda y esto nos llega de mil maneras. Pensar que solo  en África  se puede hacer misión,  es reducir el vasto horizonte misionero,  es restringir  la misión a  un proyecto personal muy limitado, lo sé. Sé que se puede ser misionero en cualquier parte del mundo, sé que se puede ser misionero también aquí. 

La misión no es algo que hay que añadir a la comunidad eclesial, no es una acción más a realizar, sino toda su razón de ser, su misma naturaleza (AG 2). Sabemos desde los comienzos,  que la Iglesia existe para evangelizar, es decir,  para llevar la Buena Noticia a todos los confines de la tierra y a todos ambientes de la humanidad.  
 Al mismo tiempo, entiendo que para eso hay que creer en una Iglesia insertada  en la realidad. Una Iglesia que reza por los que pasan hambre,  pero también,  que sabe abrir  los ojos a los que padecen  esta injusticia y que además,  camina junto a ellos. Creer en una Iglesia que no se encierra solo en celebraciones, retiros o adoraciones. Creer en una Iglesia que observa la realidad y que encuentra en la fe la fuerza necesaria para actuar. Creer en  una iglesia que experimenta la alegría del Evangelio en una fe madura, consciente,  que respira compasión (en el hermoso sentido del “sufrir juntos”).


La misión es el testimonio del Evangelio, es la disposición de hacer un alto en el camino, tocar las heridas, sí tocarlas,  “llevártelas  a casa” y curarlas con amor y justicia. Ahí es donde el misionero de aquí o de allí se encarna en la misión, es ahí donde la vida del misionero no se dona, se gana,  porque descubre que lo más valioso de sí, lo ha recibido gratis.  Las mejores cosas de la vida, esas que no tienen precio,  se dan y se reciben gratuitamente y, en el fondo,  sabemos que al dar y al darnos, siempre ganamos.