24 de octubre de 2011

Perú, Venezuela y Chile son los principales destinos de los misioneros de Coria-Cáceres

DIARIO HOY. 24 de octubre de 2011

Hay 78 hombres y mujeres por todo el mundo, aunque el 60 por ciento se concentra en América Latina


La Iglesia celebró ayer el Domingo Mundial de las Misiones (Domund). También en Cáceres. Durante este fin de semana 300 huchas han salido a las calles de la ciudad para recaudar fondos destinados a los misioneros que ejercen su labor por todo el mundo. En estos momentos, hay 78 hombres y mujeres de la Diócesis de Coria-Cáceres repartidos por 33 países. La mayoría son religiosos, con edades avanzadas. El resto son seglares pertenecientes a movimientos neocatecumenales, según precisa Pedro Jesús Mohedano, delegado de esta área. A los 78 misioneros que permanecen en activo hay que sumar otros diez, que actualmente se encuentran en España para recuperarse de alguna enfermedad o para ampliar su formación.

 Perú, Venezuela y Chile son los principales destinos de los misioneros cacereños. En el primer país hay en la actualidad 11 enviados, mientras que en Venezuela hay ocho y en Chile, seis. México y Brasil cuentan con cinco misioneros cada uno. El 60 por ciento se concentra en América Latina. «Es por el idioma, que supone un fuerte lazo», explica Mohedano. Además, hay 13 misioneros destinados en Europa, 12 en África y cinco en Asia.

La atención parroquial y la promoción cultural son otros de los cometidos de los misioneros cacereños. «También hay algunos que trabajan en orfanatos e, incluso, en leproserías», ilustra el delegado de misiones.

Pedro Jesús Mohedano acumula un buen puñado de anécdotas. «Una religiosa destinada en la selva de Perú tenía que ir durante tres días en canoa por el río Marañón para poder llegar a su comunidad. Y en Uganda un misionero recibió dos tiros en una pierna», cuenta. El número de enviados de la Diócesis de Coria-Cáceres va en descenso. Es otra consecuencia más de la falta de vocaciones y del envejecimiento del clero. «Ya hay muchas más vocaciones en África y Asia que en Europa. En nuestro continente hay más de mil sacerdotes africanos y en los conventos de Cáceres casi todas las religiosas jóvenes proceden de África y Asia», explica Mohedano.

El obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, presentó el pasado martes la campaña del Domund de 2011, que se celebra bajo el lema 'Así os envío yo'. El prelado recordó que los misioneros ejercen una labor evangelizadora y social. En la actualidad, el número total de misioneros españoles asciende a 14.000, según los cálculos de la Diócesis. De ellos, el 53 por ciento son mujeres y el 47 por ciento, hombres. Se calcula que cada año parten de España un total de 150 misioneros. Las diócesis que más personas envían son las de Pamplona-Tudela, Burgos, Madrid y León.

A la rueda de prensa de presentación de la campaña acudieron dos misioneros que, en la actualidad, residen en Cáceres. Se trata de María Teresa Rodríguez y Jerónimo Fuertes. Durante sus 20 años de estancia en México, esta religiosa centró su labor en las parroquias, donde trabajó con niños y adultos. «Nos dieron una lección de alegría dentro de su pobreza. En España he visto que se protesta por todo. Estamos siempre como angustiados. Y ellos, dentro del dolor, son muy felices», relató.

36 años ha estado Jerónimo Fuertes en Japón, donde la población católica apenas supone el 0,5 por ciento. «Hay algo que no funciona. Se producen 30.000 suicidios al año», ilustra el misionero. Su trabajo se ha centrado en realizar labores de gobierno, administración, enseñanza y pastoral parroquial. En la actualidad, está destinado en la parroquia de San Juan Macías, ubicada en el barrio de la Mejostilla.

 
La recaudación

El año pasado la Diócesis de Coria-Cáceres aportó a las Obras Misionales Pontificias (OMP) un total de 230.589 euros, 461 euros más que durante 2009. La cifra no descendió, a pesar de la crisis. Desde España se enviaron durante 2010 91.536.294 euros. Los países que más ayudas recibieron fueron Camerún (2.485.941 euros), Tanzania (2.428.440) y Madagascar (1.739.160). «Todo este dinero llega íntegramente a su destino», aclara Pedro Jesús Mohedano. «No hay intermediarios».