• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

17 de octubre de 2014

El Ébola sigue cobrando vidas entre el miedo, la desconfianza y la pobreza


El director de la obra salesiana “Don Bosco Youth Centre”, el padre Nicola Ciarapica, ha enviado a la agencia ANS información de primera mano sobre la situación en el distrito de Matadi, Monrovia, donde el virus Ébola, entre miedo, desconfianza y la pobreza, sigue cobrando víctimas.
“La situación es algo confusa y la gente tiene miedo. Miedo no solo de la infección, sino también de ser aislados o ser llevados a los lugares asignados a los enfermos si un miembro de la familia está infectado; así ocultan los cadáveres sin denunciarlos para tener tiempo de no ser descubiertos y de moverse a otro lugar. A menudo, difundiendo el contagio.
El miedo ha hecho perder la confianza en el servicio de salud de las clínicas privadas e incluso en los grandes hospitales, que se han reabierto. A menudo se tiene miedo de buscar tratamiento para la malaria, la fiebre tifoidea o una tos... así que muchos mueren por estas enfermedades. En el barrio de Matadi, el 70% de la población vive con el trabajo diario (son vendedores en puestos ambulantes, taxistas, trabajadores, desempleados...). Sólo el 30% tiene una casa construida con bloques de hormigón. Tienen poco dinero para comer, menos para una casa, y menos aún para un ambiente higiénico protegido.
Con los animadores más maduros y preparados continuamos nuestro servicio de información a la gente, distribución de artículos para la higiene, colaboración con las organizaciones médicas y sobre todo, ayuda a las familias que económicamente están en dificultad”.
Por su parte, los jóvenes, cristianos y musulmanes, pertenecientes al grupo “Dominic Savio and Don Bosco” siguen comprometidos incondicionalmente en proteger a la población local, alentados también por diversos casos de curación del virus.
“Mis amigos y familiares estuvieron muy preocupados por mí, en esta situación. Me recomendaron de muchas formas volver a Nigeria, pero me dije a mí mismo: esta es una situación que requiere la contribución y la ayuda de todos, no importa si es poco, y porque Dios me ha dado la vida y la buena salud, la estoy usando para el bien de otras personas”, insiste sin rodeos Josephat, el creador y líder del grupo, señala la agencia salesiana ANS.
El contexto social en el que los jóvenes se encuentran trabajando es siempre muy difícil, dado que, a pesar de todas las noticias y las medidas puestas en marcha, todavía hay una gran cantidad de personas que no creen que haya una epidemia de Ébola, pero en cambio critica y acusa al Gobierno y al Ministerio de Salud de querer robar el dinero y preocuparse solo de salvaguardar los animales salvajes, monos y murciélagos, los principales portadores del virus.
Recientemente ha habido buenas noticias: se confirmó que alrededor de 34 personas se han curado del Ébola. Del testimonio de muchos de ellos, el factor más importante que ha facilitado en gran medida la curación era una dieta correcta, junto con el cuidado adecuado por parte de los trabajadores de la salud. “Esto ha motivado a nuestro grupo a extender nuestra misión directamente a los pacientes con Ébola - cuenta Josephat - ya cuando no podemos llegar a ellos personalmente, donamos alimentos, desinfectantes, agua mineral, dinero (especialmente para apoyar y motivar a los trabajadores de la salud), cloro y cloruro, jabones de baño y jabón en polvo, contribuyendo a través del fondo de Caridad del Arzobispo. Compramos todo lo necesario y lo enviamos a nuestro párroco, quien lo envía al arzobispo, y de éstos se distribuye a los diversos centros de aislamiento del Ébola presentes en Monrovia. Se trata de una iniciativa del arzobispo como aporte de la archidiócesis a la lucha contra el Ébola”.
De acuerdo con las estadísticas proporcionadas por el Ministerio de Información el 3 de septiembre, 1.015 han sido las muertes sospechosas de Ébola en Liberia. “La buena noticia es que dos condados del país actualmente están libres del virus; y el condado en el que se encuentra el pueblo en el que hemos estado trabajando, ahora ha reducido el número de casos de Ébola”, dijo Josephat