• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

16 de octubre de 2014

Experiencia misionera de verano de Elena Pérez: “Una oportunidad de descubrir a Dios”


Desde la Delegación de Misiones de Sigüenza-Guadalajara nos llega el testimonio de Elena Pérez, después de su experiencia misionera llevada a cabo este verano:
“Los sentimientos que me quedan después de llevar apenas 3 días en España son de alegría y gratitud. Sí, me siento feliz por haber podido compartir la vida diaria y la rutina durante cinco semanas con todas aquellas personas que Dios ha puesto en mi camino. Hablo del Hogar Clínica San Rafael, hogar de ancianos situado en La Habana y que dirigen los hermanos de San Juan de Dios. Junto a otros tres compañeros de viaje, emprendí esta ‘aventura’, con los ojos y los oídos abiertos a las necesidades que hubiese y a lo que pudiese aparecer… Y apareció… a parte de pasar momentos con los ancianos del Hogar, surgió la necesidad junto a las Hermanas de la Caridad de Sta. Ana, que colaboran de forma activa en el Hogar, de crear una pequeña ‘Escuela de Verano’ con los hijos de los trabajadores y los niños de Pogolotti (barrio con muy bajos recursos próximo al Hogar).
Son muchos los sentimientos contradictorios que se agolpaban al trabajar con estos muchachos: incomprensión, impotencia… compasión, cariño… Pero cuando por fin conocí el barrio desde dentro, desde sus mismas casas y desde sus familias, los sentimientos cambiaron y fueron de gozo y alegría por tener esa gran oportunidad de descubrir a Dios en medio de cada uno de ellos, en sus rostros, en esas casas de madera o chapa… y de cómo era Él el que nos daba fuerza a continuar el trabajo con ellos, a intentar que fuera un verano diferente, que se sintiesen esperados y queridos cada día. He vuelto no solo con los ojos y los oídos más abiertos, también con el corazón de par en par y lleno de cariño recibido”.