• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

31 de enero de 2015

UN DOLOR GRANDE...QUE NO CESA

UN DOLOR GRANDE...QUE NO CESA


La guerra, alentada por poderes invisibles, pero por intereses muy visibles, sigue produciendo estragos en el mundo. Millones de personas, sin comerlo ni beberlo, se encuentran involucradas en conflictos que ellos no han creado y, lo que es peor, sufren las consecuencias en sus propias carnes. En todas estas situaciones, los niños siempre llevan la peor parte.
         UNICEF describe en su informe de 2015 algunas de estos escenarios:
         En Siria: más de 5,6 millones de niños necesitan apoyo. Y 1,7 millones de niños han huido a países vecinos.
         En la República Centroafricana: los niños han sido asesinados, mutilados y aterrorizados por la brutal violencia entre comunidades…       
         En Sudán del Sur: 12.000 niños pueden haber sido reclutados por las fuerzas y grupos armados. Al menos 235.000 niños menores de cinco años padecen desnutrición aguda grave.
         República Democrática del Congo; el conflicto armado continúa, con 2,7 millones de personas desplazadas y más de 2,25 millones de niños sufriendo desnutrición aguda grave.
         Sahel: Como resultado de la continua crisis nutricional, se calcula que 6,4 millones de niños menores de 5 años sufrirán desnutrición aguda.
         Iraq: 5,2 millones de personas están afectadas por la crisis, entre ellos 2,2 millones de desplazados internos (el 50% niños) repartidos por 2.000 lugares.
         Nigeria, Sudán del Sur, Somalia, Yemen, Myanmar, Afganistán, Palestina, Colombia…se han convertido en un actualizado calvario, por donde caminan millones de personas, cargadas con una pesada cruz, mientras el resto de la humanidad miramos hacia otro lado.