• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

4 de septiembre de 2013

Al caer la tarde, le llevo al Señor todo lo vivido, dice el misionero Manolo Gutiérrez


En el encuentro de animadores misioneros celebrado en Alicante hace unos días, el misionero Manolo Gutiérrez, desde la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de Lima, Perú, aportó el siguiente testimonio: “No considero un gran testimonio lo que vivo, pero como lo que vivo me llena, hace que cada día sea nuevo y me hace descubrir la cercanía de las personas y del Señor Jesús…, sí, siento el gozo de narrarles algo de vida: hace trece años que vivo en este desierto habitado. Sí, se trata de arenales a los que, por los años setenta, empezaron a acudir familias muy pobres que acudían a la gran Lima venidas de la selva y sierra, del Perú profundo y pobre. Venían en busca de una vida mejor que, aún en la actualidad, no acaban de conseguir. La parroquia que se me encomendó tenía, hace trece años, unos cien mil habitantes. Actualmente se ha dividido en dos, lo que me ha supuesto un gran alivio porque se ha reducido a unos cincuenta mil.
Desde el comienzo comenzamos a plantearnos en la comunidad dos objetivos: la formación de comunidades cristianas y la respuesta como Iglesia a las necesidades que sufren las familias. Actualmente contamos con doce comunidades en formación en los distintos pueblos jóvenes de la parroquia y que tienen las mismas o parecidas necesidades: pueblos, sin luz y sin agua, con un solo centro médico del estado con escasos medios para la salud, con cinco colegios estatales también con muy pocos medios, familias con escasos ingresos (no llegan a los 200 euros mensuales las que tienen trabajo). Abundan enfermedades como tuberculosis, cáncer de estómago, de piel, infecciones…, el gran problema de desnutrición en los niños…y más cosas.
A esto hay que añadir el analfabetismo religioso, supersticiones, curanderismos, brujerías… a los que se acude para gastar menos en médicos y medicamentos… lo que nos dificulta mucho la labor pastoral. No me extenderé más en describir la situación. En medio de todo esto la Iglesia, la parroquia ¿qué respuesta está dando? Siguen siendo prioritarios los objetivos: formación de laicos y pastoral social. En cuanto a la formación de laicos y comunidades cristianas: se han creado grupos de pastoral en cada comunidad que van asumiendo las tareas de catequesis a todos los niveles; formación para grupos bíblicos; formación de los grupos de pastoral de salud; formación para grupos de liturgia y celebrantes sin sacerdote, encuentros entre comunidades, retiros… todo esto se va coordinando en el equipo parroquial de animación pastoral.
La respuesta social: actualmente contamos con policlínico parroquial para atender indigentes; con varios botiquines de salud en distintos pueblos jóvenes; un comedor infantil con 180 niños-as de primaria y secundaria donde les ofrecemos no solo el almuerzo del mediodía sino también apoyo escolar en sus tareas; dos talleres de costura para sus madres que les generan unos ingresos; una panadería que presta servicio de pan de calidad y que da trabajo a cuatro familias.
Nuestros centros de culto o capillas: unas son de esteras, otras son de adobe-barro; algunas ya casi las tienen construidas de ladrillos y cemento… se van construyendo a base de actividades, bingos rifas, venta de comidas y con mucho esfuerzo.
Bueno, todo es más complicado de lo que aquí describo porque el día a día te da un montón de posibilidades con las personas cuando te ‘pierdes’ entre los asentamientos y te hundes con el carro en la arena o te embarras caminando y te vas viendo con la gente que te saluda, te pide lo que no tienes, te habla de sus necesidades, de la enfermad del hijo, del embarazo de su hija de 14 o 15 años y abandonada, del esposo que ha abandonado la familia, del cáncer que se le ha declarado a su esposa, del hospital que no puede pagar… y llega un momento en que sientes la impotencia ante tanto dolor y sufrimiento y llega al final del día y me encanta, al caer la tarde, ponerme delante del Señor Jesús y llevarle lo vivido, lo acompañado… y lo confronto con su Palabra que me habla, que me enseña y que de nuevo me envía al día siguiente a seguir acompañando las vidas de estas personas que, a su vez, me hablan, me enseñan a vivir sin tantas cosas y me agradecen que esté ahí aunque no pueda solucionar mucho. Pero no intento más que eso, acompañar, compartir la vida con ellos y agradecerles que ellos también estén ahí. Esto llena de sentido mi vida.
Y la experiencia gozosa de las comunidades eclesiales de base que van surgiendo y en las que ellos, los laicos, se sienten acogidos y protagonistas. Creo que está siendo una respuesta evangelizadora que nos permite una experiencia comunitaria y nos sirve para hacer entender que el seguimiento de Jesús y el ser cristiano son en realidad una ‘buena noticia’.
Acabo. Esto es solo una partecita de lo que vivo. Espero les ayude un poquito a celebrar ese encuentro. Agradezco que ustedes estén reunidos. Que existan. Valoro mucho lo que hacen ustedes por las misiones. Sin ustedes ahí, poco podríamos hacer nosotros acá. Hemos recibido ayuda material y alentadora de algunos de sus grupos. Aprovecho la ocasión para enviar de nuevo nuestro agradecimiento”