• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

13 de diciembre de 2013

200.000 dólares del Domund para la renacida Iglesia católica de Camboya


El Domund ha hecho llegar 200.000 dólares a la Iglesia católica en Camboya para financiar algunos proyectos, pero, sobre todo, para sostener a los misioneros que desarrollan su labor en esta Iglesia naciente. La Obra Pontificia de la Propagación de la Fe, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias, cuya jornada anual es el Domund, no ha faltado a su cita con la Iglesia camboyana año tras año. Y esto gracias a la generosidad y cariño por las misiones de los fieles en la jornada, que celebraremos el próximo domingo 20 de octubre y durante todo el año.
Desde que en 1555 llegara a Camboya el primer misionero, el portugués Gaspar da Cruz, no han dejado de sucederse las dificultades y reveses, el último de ellos tan brutal para la Iglesia como lo fue para todo el país: el asesinato de casi dos millones de camboyanos.
La sociedad camboyana, y con ella la Iglesia católica, se recupera lentamente de esta especie de plaga de Dios. La Iglesia siempre fue minoritaria. Una Iglesia de emigrantes, gentes de Asia que sufrían persecución por su fe. Como la llegada en el siglo XVII de católicos japoneses, que huían de la muerte a la que estaba abocado todo cristiano en su país, e indonesios, que se establecieron en la capital, Phnom Penh. De manera intermitente, misioneros jesuitas, dominicos, franciscanos y sacerdotes indios venidos desde Goa iban llegando a Camboya, pero todo lo destruían las invasiones de los países vecinos.
En la persecución que se desató en 1975, murieron todos los sacerdotes, religiosos y religiosas camboyanos y un gran número de fieles. Se destruyeron prácticamente todas las iglesias. Una noche oscura de dolor que duró hasta que las comunidades católicas recibieron el permiso para profesar su fe libremente el 4 de abril de 1990.
A partir de esa fecha acudieron los misioneros, como el Prefecto Apostólico de Battambang, el español Mons. Enrique Figaredo, y la Iglesia se ha volcado en sanar heridas, tanto físicas – las minas están por todo el país y solo en 2012 mataron a 142 personas – como morales, por lo que la Iglesia ha estado en estos años cerca de los que sufren sin importar su credo.