• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

26 de marzo de 2014

Nominado a los Oscars un cortometraje español sobre los niños soldado en África


“Aquel no era yo” es el título del cortometraje que ha sido nominado a los Premios Oscar 2014, en la categoría de Mejor Cortometraje de Ficción, sobre los niños soldado en el continente africano. Se trata del cortometraje escrito y dirigido por el español Esteban Crespo, que muestra la realidad de estos niños que participan obligados en los conflictos en África. Una producción que ha contado con la participación de las ONG españolas Alboan, inspirada por la Compañía de Jesús, Amnistía Internacional, Entreculturas, de los jesuitas, Fundación el Compromiso y Save the Children, organizaciones que trabajan en España contra la utilización de menores como soldado.
En este cortometraje español se muestra la dura realidad de estos niños. Uno de ellos, ex-soldado del conflicto de Sierra Leona explica que “ser un soldado no es difícil: o te acostumbras o te matan. Lo más duro es conseguir vivir con tus recuerdos y volver a ser tú mismo después de haber hecho las cosas que has hecho”.
“Aquel no era yo” narra la historia de Paula y Kaney, dos personajes -un niño soldado africano y una mujer española- que podrían no tener nada en común pero que llegarán a unir sus vidas irremediablemente a través de un disparo. En un puesto fronterizo, Paula y Kaney se encuentran y ése será el punto de partida de una dramática historia, en un escenario de miedo, violencia, y redención.
Su director, Esteban Crespo, explica que la idea de hacer la película le surgió al leer una entrevista a un niño soldado que contaba las barbaridades que había hecho, “un adulto que nunca se iba a recuperar de las acciones que había cometido de pequeño”.
El cortometraje se centra en una realidad en África, concretamente en Sierra Leona, pero la práctica de reclutar y alistar a menores como soldado es habitual en muchos países en conflicto.