• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

8 de abril de 2014

Carta de Bangassou: el expolio del Greco y del alma centroafricana


El obispo de Bangassou, en Centroáfrica, el español Mons. Juan José Aguirre, escribe sobre la triste situación que vive su país de misión en estos últimos tiempos:
“Veo que andáis recreándoos con exposiciones de la obra del Greco y entre ellas, quien lo desee, puede plantarse y mirar dentro de los ojos de aquel Jesús del ‘Expolio’, uno de sus cuadros más famosos. Manos asesinas por todos sitios lo rodean, gritos e insultos. Le están robando su túnica roja para dejarlo en cueros y romper el alma de alguien que ha pasado por el mundo tan sólo haciendo el bien. Aparte de sus ojos límpidos buscando el consuelo del cielo, todo el cuadro supura violencia.
Hoy, día 9 de febrero, en Bangassou teníamos preparada la fiesta del 50º aniversario del nacimiento de la diócesis en 1964, pero, otra vez, la violencia que infecta Centroáfrica nos han aguado la fiesta (que posponemos al próximo 15 de agosto). Con tanto fanatismo desatado como las grandes olas que bombardean sin misericordia la costa del Cantábrico, no estamos para fiestas.
Si hace un año la población no musulmana de Centroáfrica (el 70%) era brutalizada sin piedad y estuvimos solos aguantado mecha y pólvora (sin ONGs ni militares franceses o africanos parando con sus escudos las estocadas de los rebeldes islámicos fundamentalistas Seleka), hoy pasa el contrario. Ni los militares recién llegados, ni el buen hacer de las ONGs pueden frenar el linchamiento de la población musulmana (el 15%). Convertida equivocadamente en una sola pasta con los Seleka familias enteras huyen de la quema, atacados directamente y decapitados o escapan temiendo por sus vidas hacia el Camerún (unos 17.000 hasta hoy) o hacia el Chad (unos 60.000 ya han pasado la frontera), muchos para no volver nunca jamás porque aquí lo han perdido todo como Bangassou perdió casi todo hace un año. Son acusados, adultos y niños, de que durante las masacres de hace un año muchos musulmanes se callaron y se convirtieron así en culpables, creyendo incluso, los más iluminados, que Centroáfrica podría convertirse en una República islámica. Es un éxodo vergonzoso. Aunque también hay mercenarios Seleka, casi todos los civiles, aunque sean de origen chadiano, son musulmanes centroafricanos, nacidos aquí. Sus mezquitas han sido destruidas, sobre todo en Bangui, la capital, como lo fueron algunas de nuestras Iglesias y templos protestantes hace un año. Todo este descabellado y sangriento ajuste de cuentas lo ha producido la llegada de los Seleka en diciembre 2012. Las humillaciones, que tantas veces he denunciado, de este pueblo mártir, se vuelven ahora contra los Seleka y, por contagio, contra todo lo que huela a musulmán. Pero no creáis que es este pueblo ‘mártir’ el que trama episodios espeluznantes como el que habéis visto en la prensa hace unos días de un musulmán linchado en plena calle por un grupo de militares FACA, apenas reintegrados a sus puestos una hora antes, befado después de muerto y apuntillado como un carnero con el punzón de un odio acumulado por un año de vejaciones. No. El pueblo llano de Bangui, sigue refugiado desde el 5 de diciembre en algunas de las 25 parroquias de Bangui, siguen rezando para que termine de una vez este vergonzoso tsunami de violencia y llorando familiares difuntos, que han sido legión. Los grupos anti-balaka ( formados en su mayoría por jóvenes no musulmanes y antiguos FACA, Fuerzas Armadas de Centroáfrica) son los que ahora quieren vengar a inocentes pisoteados por los Seleka. Lo hacen de manera absolutamente indiscriminada e injusta, cortando cabezas y gargantas, acuchillando niños, linchando a gente que tiene la mala suerte de caerse de un coche después de un control, encaramado encima de la cabina... Reciben las armas (nos tememos de quién) y ejecutan sin discriminación. No escuchan los grupos de mediación que ya nacen por todas las regiones para pedir contención, que no paguen justos por pecadores, que el TPI tiene ya en su mira a los altos cargos Seleka que nos llevaron a tanto despropósito, que hay que ‘pasar página’ si no queremos entrar en una espiral de violencia que no conduce más que a la autodestrucción.
Si descarnadas fueron las imágenes que visteis en la prensa el otro día, no dejéis de preguntaros quién nos llevó a todo esto. Vemos el árbol cargado de fruto en primavera pero nadie piensa en las raíces que le dieron vida. De la misma manera, vemos en la tele frutos podridos como el de un pobre viejo, llevado a horcajadas en sus espaldas por su sobrino, escapando de los bombardeos en la ciudad de Homs (en Siria), o vemos ese espectáculo patético de nuestra policía ‘tirando a matar’ en la playa de Ceuta, aunque fueran pelotas de goma, sobre inmigrantes subsaharianos que huyen de todo lo descrito arriba (¡habrá otra manera de hacer las cosas, digo yo!), sin buscar las raíces. Creo que después de oler ese tufillo a podrido debemos preguntarnos por las causas que lo han producido. Concretamente, pensando en la invasión de Centroáfrica, injusta y feroz, por estos mequetrefes de la coalición Seleka, muchos de ellos chadianos y sudaneses, creo que detrás de ellos, en la sombra, están grupos de poder islámicos, de tendencia yihadista, alimentados económicamente por países del Golfo (muchas veces por simples donantes que creen dar su dinero para la ‘expansión del islam’ como escuelas coránicas o la formación de imanes en escuelas apropiadas, de tendencias sunitas o chiitas, según provenga el cheque...) que les pagan desde el entrenamiento en el desierto hasta los turbantes, por no hablar de coches y armas. La conclusión es la brutalidad de esas imágenes de la prensa del otro día, el tejido social y económico de todo un país despellejado y roto, un pueblo con el alma destrozada, dividido por la religión cuando llevan decenios juntos, a causa de la cizaña apenas sembrada por un atajo de incompetentes, apoyados desde un ‘santuario’ en el sur sahariano de Libia, un país que también Europa ayudó a pulverizar y de un Chad que juega con varias barajas para ganar poder en la zona.
Difícil mirar al cielo con ojos cristalinos, como el Cristo del expolio, cuando te están abriendo las carnes por delante y por detrás. En Bangassou llevamos dos meses de tregua, apagando fuegos con un grupo de Mediación interconfesional, en donde los musulmanes se sienten apoyados. La prensa no habla que justamente ahora, muchos musulmanes también se refugian en las parroquias, incluso en el arzobispado. Si bien, en cuanto vuelva la calma traeremos los coches de ocasión que acabo de comprar para ‘reconstruir’ Bangassou (aunque muchos curas y monjas se quedarán sin ellos y muchos cristianos de las capillas más alejadas sin la Palabra que los consuele), y ya hemos reconstruido edificios saqueados, lo difícil será reconstruir los corazones rotos y consolar las almas destrozadas. Para eso sólo hay que mirar al cielo, como el Cristo del Expolio”.