• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

27 de junio de 2014

Josep Cabayol, misionero en Ruanda, una vida en defensa de los más desfavorecidos


La Iglesia de Tarragona tiene una profunda huella misionera en Ruanda. En la región de Kampanga trabaja desde hace muchos años el sacerdote tarraconense Josep Cabayol. Su misión es ayudar a la población a desarrollarse de forma individual y comunitaria. Este mes de mayo Mons. Jaume Pujol Balcells, Arzobispo de la Archidiócesis de Tarragona, inaugurará un nuevo centro de pastoral, formación y asistencia social.
Precisamente ayer domingo, el programa TV3 “Signos de los tiempos”, entrevistó al misionero en Ruanda, Josep Cabayol, quien dio testimonio de vida de una persona que lo ha dado todo con gran entusiasmo, olvidando sus propias necesidades y poniendo por delante las de los demás, con una capacidad muy profunda de trabajo y compromiso en la defensa de los derechos humanos, tantas veces olvidados en África.
Desde 1976 está en Ruanda trabajando como misionero y enfermero. En 1983 se decide trasladar su misión diocesana en el país vecino, Zaire, en la misión de Bibwe frontera con Ruanda, donde trabajará intensamente al servicio pastoral, con el equipo misionero de la Iglesia diocesana de Tarragona; y también en el hospital de la misión, un lugar muy aislado de la misión, con diferentes etnias y con grandes problemas sociales, luego trabaja como enfermero en Camerún a través de la organización Médicos sin Fronteras. Ha ayudado a la construcción de más de 4.000 casas, aún faltan 1.200...
Durante el conflicto en la región de los Grandes Lagos, que desembocó en una guerra civil muy devastadora, él se encuentra de nuevo en Ruanda, y la situación bélica y de seguridad del país le obligan a volver a casa, pero después de un tiempo breve, puede volver a África donde se desplaza como enfermero de los campos de refugiados en Goma, en el entonces Zaire.
Desde 1996, con la posguerra, puede retomar su tarea misionera en Ruanda, en la región de Kampanga dando con su vida un testimonio cristiano de entrega absoluta a los demás y siguiendo la llamada que sintió en su juventud a vivir, por el bien de los demás, con la misma austeridad y pobreza de medios que la población con la que convive.