• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

12 de septiembre de 2014

“Miguel Pajares era un misionero auténtico, que amaba a todos sin distinción. Nos mandaron a Liberia un santo”


La hermana Juliana Bonoha, misionera de la Inmaculada Concepción que fue repatriada junto al misionero Miguel Pajares el pasado 7 de agosto, ha comparecido esta mañana en rueda de prensa. Es la primera comparecencia pública después de su salida del hospital Carlos III de Madrid, donde ha permanecido en cuarentena durante 21 días por una posible infección de ébola, que ha resultado negativa. La misionera, nacida en Guinea Ecuatorial y de nacionalidad española, trabajaba en Monrovia, capital de Liberia, desde 2009 en el hospital San José, gestionado por la Orden de San Juan de Dios. En el foco del virus del ébola, trabajó junto al hermano Miguel Pajares, que falleció el pasado 12 de agosto, después de ser repatriado.

Tras agradecer el apoyo recibido por el Gobierno español, el hospital Carlos III, los medios de comunicación y por toda la sociedad española, ha explicado notablemente emocionada cómo se siente. “Mi pensamiento y mi corazón siguen en Monrovia, recordando a tantas personas que luchan sin tener recursos”. En especial recuerda a sus hermanas de Congregación que se quedaron en Liberia, y con las que aún no ha podido hablar. Sobre su futuro, se ha mostrado dispuesta a obedecer a la decisión de sus superiores en cuanto a una posible vuelta a la misión.

Ha subrayado el trabajo de los españoles allí donde hay dificultades, y el esfuerzo de todos para frenar el virus. “La sociedad española ha trabajado muchísimo y sigue trabajando. No sólo en Liberia: donde hay problemas graves, ahí están los españoles”, ha afirmado. En cuanto a su compañero Miguel Pajares, con el que ha compartido la crisis y la repatriación, sólo ha desprendido palabras de alabanza. “Miguel era un gran padre para todos nosotros, un misionero auténtico, que amaba a todos sin distinción. Un ejemplo a seguir. Estoy muy agradecida de que desde España nos mandaran un santo”