• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

11 de septiembre de 2014

La pastoral del Niño, una experiencia brasileña que llega a Paraguay


Durante dos semanas, la Pastoral del Niño brasileña ha realizado una misión en Paraguay. El viaje tiene como objetivo aumentar la presencia de la Pastoral del Niño en las diócesis del país vecino, además del número de niños a los que la misma llega. De esta forma, el organismo quiere fortalecer la metodología de acompañamiento de niños y familias.
El arzobispo de Maringá y obispo encargado de la Pastoral del Niño en Paraná, Mons. Anuar Battisti, participa en la misión con el propósito de dar a conocer las experiencias desarrolladas en Brasil, las dificultades y cómo se vive todo esto en su diócesis. Mons. Anuar Battisti fue escogido para esta misión por el Consejo Director de la Pastoral del Niño Internacional, en una reunión realizada en febrero de este año, en Montevideo, Uruguay. La elección se basó en el trabajo que el equipo de Maringá realiza con el envío de misioneros, y de recursos económicos a la diócesis de Guajará-Mirim, en Rondônia, Brasil, y a la diócesis de Bafatá, en Guinea Bissau, África.
El grupo que ahora se encuentra en la misión está siendo acompañado por la hermana Mercedes Duarte Melgarejo, coordinadora nacional de la Pastoral del Niño de Paraguay, y miembros de la Pastoral del Niño Internacional. Durante esta visita, se están llevando a cabo encuentros con diferentes coordinares y líderes paraguayos, buscando siempre mejorar y ampliar el alcance de las acciones.
La Pastoral del Niño está presente en Paraguay desde 1994. El país, que hace frontera con Brasil, fue el primero de Sudamérica en tomar ejemplo de esa metodología brasileña a favor de niños de cero a seis años