• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

27 de noviembre de 2014

CARTA A LOS NIÑOS CON MOTIVO DE LA NAVIDAD


Queridos niños:
Se acerca la Navidad  y mi corazón se llena de una profunda emoción. Dios se hace Niño y viene a mi encuentro. Me pregunto una y mil veces, ¿qué tengo yo que hacer para recibirlo?,  ¿cómo debo prepararme?
Leyendo los evangelios encuentro una bonita respuesta. Los magos, procedentes de Oriente, tuvieron que hacer un largo recorrido hasta llegar a Belén.
Los imagino preparando todo lo necesario para un viaje, sin saber el tiempo que duraría, ni el destino al que se dirigían. ¡Qué grande era la fe de estos hombres!
Mucha gente se reiría de ellos. A pesar de eso, siguieron  adelante, guiados por la estrella, y lo consiguieron: encontraron a Jesús, con la Virgen María y José. Y lo adoraron. Seguro que le darían muchos besos.
También le ofrecieron unos regalos: oro, incienso y mirra.
Después de esta maravillosa aventura, regresaron a sus casas con el corazón radiante y la alegría inmensa de haber encontrado al Mesías, al Hijo de Dios.
Yo quiero ser también como los magos y os invito a todos los niños de la Diócesis a vivir la maravillosa aventura que ellos vivieron.
Millones de niños, repartidos por toda la geografía del mundo nacen, como Jesús, en poblados y chozas muy parecidas al portal de Belén.
Muchos niños de vuestra misma edad se ven obligados a huir de sus casas, a causa de la guerra. Otros morirán por carecer de medicinas para superar una simple infección.
Los misioneros, guiados por la estrella de la fe, que es Jesús, han hecho un largo recorrido y  se han puesto manos a la obra. Construyen escuelas, orfanatos, dispensarios y todo lo que pueden, para hacer felices a los que sufren. Además les llevan un regalo que vale más que el oro: la Buena Noticia de que Dios les ama.        

¿De dónde sacan los misioneros la ayuda? Del bolsillo de los niños de la Infancia Misionera y de toda la gente que, como los magos, se dejan guiar por la estrella del amor.
Os invito en esta Navidad a poner a los pies del Niño-Dios: el ORO de vuestra GENEROSIDAD, a través de la Hucha del Compartir. El INCIENSO de vuestra ORACIÓN: Dios acaricia el corazón de los que aman a los pobres. Y la MIRRA de vuestro COMPROMISO: estando siempre disponibles para ir en ayuda del que nos necesite.
Como otros años, ahí va mi pregunta: ¿Qué le vas a ofrecer, esta Navidad, a Jesús?
Espero vuestras respuestas.
Te  deseo una Feliz Navidad para ti y tu familia, en comunión con todos los niños del mundo.
Vuestro amigo,
+ Francisco Cerro Chaves
   Obispo de Coria-Cáceres