• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

28 de abril de 2016

Homenaje al silencio de los misioneros

                               HOMENAJE AL SILENCIO DE LOS MISIONEROS



La figura del misionero tiene un magnetismo especial.
El salir del propio país,  para embarcarse en una aventura de amor, empujado por la fuerza del Espíritu, que le lleva hacia los lugares más recónditos del mundo, muchas sin veces, sin más apoyo que la confianza en la providencia de Dios, le convierten en un personaje “excepcional”.
Pero lo que más me impresiona de la vida de los misioneros es el silencio que envuelve sus  vidas.
A pesar de  vivir experiencias asombrosas, llenas de anécdotas y, a veces, riesgos, son  poco amigos de la publicidad.
Muchos de ellos han tenido que ejercer como sanitarios, maestros, constructores y agricultores, para poder ayudar a los pobres,  a ser protagonistas de su desarrollo.
Les cuesta contar su biogra2a. Rehúyen la propaganda.
Han sufrido en sus propias carnes la mordedura de  enfermedades, a veces en completa soledad y precariedad. También  el acoso y  amenazas de los enemigos de la justicia.
Todo eso, y mucho más, lo han sufrido y digerido, en silencio.
Han descubierto el gozo de vivir cada uno de los minutos del tiempo, en silencio. Han consumido su juventud, madurez y ancianidad, en silencio.
Un silencio lleno de fecundidad, que nace de un amor único y trascendente, que se desborda en gestos de misericordia y de esperanza, lejos de las cámaras y de rotativos del mundo.
Elocuente silencio que produce, en las lejanos campos de la misión, los abundantes  frutos de la las bienaventuranzas.