• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

11 de diciembre de 2017

EL HORIZONTE DE LA MISIÓN

EL  HORIZONTE  DE  LA  MISIÓN. 

En cada lugar del mundo hay alguien que necesita de ayuda,  o que quiere ayuda,  o que pide ayuda y esto nos llega de mil maneras. Pensar que solo  en África  se puede hacer misión,  es reducir el vasto horizonte misionero,  es restringir  la misión a  un proyecto personal muy limitado, lo sé. Sé que se puede ser misionero en cualquier parte del mundo, sé que se puede ser misionero también aquí. 

La misión no es algo que hay que añadir a la comunidad eclesial, no es una acción más a realizar, sino toda su razón de ser, su misma naturaleza (AG 2). Sabemos desde los comienzos,  que la Iglesia existe para evangelizar, es decir,  para llevar la Buena Noticia a todos los confines de la tierra y a todos ambientes de la humanidad.  
 Al mismo tiempo, entiendo que para eso hay que creer en una Iglesia insertada  en la realidad. Una Iglesia que reza por los que pasan hambre,  pero también,  que sabe abrir  los ojos a los que padecen  esta injusticia y que además,  camina junto a ellos. Creer en una Iglesia que no se encierra solo en celebraciones, retiros o adoraciones. Creer en una Iglesia que observa la realidad y que encuentra en la fe la fuerza necesaria para actuar. Creer en  una iglesia que experimenta la alegría del Evangelio en una fe madura, consciente,  que respira compasión (en el hermoso sentido del “sufrir juntos”).


La misión es el testimonio del Evangelio, es la disposición de hacer un alto en el camino, tocar las heridas, sí tocarlas,  “llevártelas  a casa” y curarlas con amor y justicia. Ahí es donde el misionero de aquí o de allí se encarna en la misión, es ahí donde la vida del misionero no se dona, se gana,  porque descubre que lo más valioso de sí, lo ha recibido gratis.  Las mejores cosas de la vida, esas que no tienen precio,  se dan y se reciben gratuitamente y, en el fondo,  sabemos que al dar y al darnos, siempre ganamos.