• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

13 de enero de 2018

ATRÉVETE A SER MISIONERO


¡ ATRÉVETE A SER MISIONERO!






 Si podemos ser misionero desde cualquier lugar del mundo,  también podemos ser misioneros desde cualquier edad.

 El domingo 28 de enero celebramos la hermosa jornada de la Infancia Misionera. Un encuentro maravilloso donde nuestros niños, que tienen la suerte de tener todas sus necesidades básicas cubiertas, tienen la oportunidad de ayudar a otros niños de los países de misión, donde no solo, no tienen las necesidades básicas suficientes para llevar una vida digna, sino que muchas veces, pierden su vida y su dignidad en el recorrido de su difícil infancia por no tener, mínimamente, cubiertas las necesidades vitales. 

 La importancia de esta jornada radica, sobretodo, en que es una jornada de evangelización y solidaridad «de»  los niños, « para»  los niños.
  El Papa los anima, (y  nos anima a todos),  a participar de manera activa. 
¿Somos conscientes de que saturamos a nuestros pequeños con mensajes cargados sobre la importancia del poseer cosas? Desde esta jornada, queremos contribuir a poner en valor la importancia de ser niño. 

 Hacer de nuestros niños personas Solidarias, testigos de la ternura de Dios, niños generosos capaces de compartir un poco de lo que tienen, siempre mejor que compartir lo que sobra. Niños valientes capaces de transformar con  sus oraciones y gesto,  la vida de otros niños que necesitan su apoyo.
   Atreveos a ir a contracorriente, atreveos a mirar  hacia esos  millones de niños que no tienen nada de lo que vosotros tenéis, atreveos a compartir vuestra alegría y que tu ejemplo, sí el tuyo, ( el que lee este articulo) , haga sonreír a uno de esos niños que también necesitan de ti. 
   No es difícil, atrévete a ser un niño misionero y también tu futuro te lo agradecerá.