• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

20 de agosto de 2013

La India, de tierra de misión a tierra de misioneros


2.500 sacerdotes y 6.000 religiosas indios realizan su labor evangelizadora fuera de la India, según cifras de la agencia católica AsiaNews. La Iglesia de la India es uno de los mejores ejemplos de una Iglesia joven que se convierte en Iglesia misionera. A pesar de la persecución que sufre la Iglesia en la India, esto no ha frenado el compromiso de los sacerdotes y religiosas indias en el extranjero, hombres y mujeres que trabajan en Oriente Medio, Asia, Oceanía y sobre todo África.
Asia News ha entrevistado al padre Palli Sleevaiah, un sacerdote indio que trabaja en una parroquia en la periferia más dura de la capital de Camerún, Yaundé. Sleeva, como es conocido en Yaundé, se sintió en casa desde el primer momento de su llegada en el 2009: “La gente es muy acogedora; el africano es muy abierto”. La diferencia que ha encontrado entre Camerún y la India reside en que la sociedad india “es más estable política y económicamente, hay mayor seguridad para todos. Además en la India tenemos un fuerte sentido de familia y desde hace unos veinte años ha habido un fuerte crecimiento económico y ha aumentado el bienestar”. El sacerdote reconoce que en la India “todavía hay muchas injusticias graves, pero el bienestar se difunde”. Según el padre Sleeva, África no ha tenido el tiempo necesario para pasar de una época colonial al mundo moderno: “el mundo moderno ha sido un terremoto y un tsunami que ha dado la vuelta a todo, desde la familia a la sociedad, de la economía a la política y a la religión”. Aún así lo más hermoso que ha visto en África es que los jóvenes son fuertes y valientes. “Tienen muchísimas dificultades, pero nunca se desaniman, se recuperan fácilmente, no son pesimistas, se empeñan en el trabajo, en el colegio, en la sociedad”, por eso, añade “que el cristianismo, que es la religión de la esperanza, se adapta tanto a los africanos… Agradezco al Señor ser misionero en África”