• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

13 de septiembre de 2013

Un millón de dólares con destino a África para proyectos de formación y promoción


La Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha aprobado ayudas para la Iglesia en África por un importe de 1.053.764 dólares para financiar 39 proyectos. Estos proyectos tienen como objeto la formación, la construcción y la promoción de la justicia y la paz. El Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África es una colecta voluntaria que realizan las diócesis de Estados Unidos a lo largo de todo el año.
Uno de los proyectos financiados, por ejemplo, es un programa para el diálogo interreligioso en la diócesis de Garissa, Kenya. La diócesis contiene el gran campo de refugiados de Daadab y la base militar de Kenya para las operaciones en Somalia. “La labor de diálogo interreligioso en Kenya es un paso firme hacia la paz en África”, señalaba el cardenal Theodore McCarrick, presidente del subcomité para la Iglesia en África, encargado de gestionar esta colecta. “Si los grupos musulmanes y cristianos aprenden a verse como aliados, entonces serán capaces de ayudarse mutuamente en la lucha contra el terrorismo en sus causas de fondo”.
Otro proyecto financiado es “Programa de Educación para la Vida” creado por la Conferencia Episcopal Sudafricana. La iniciativa llegará a jóvenes de 29 diócesis, de Sudáfrica y también de Botswana y Swazilandia. Se centra en valores cristianos para que los jóvenes comprendan, acepten y vivan su propia dignidad personal. A través de retiros y talleres, los obispos esperan ofrecer a los jóvenes una experiencia de conversión y la oportunidad de cambiar de comportamiento y estilo de vida.
El cardenal McCarrick reconocía que “tenemos una deuda de gratitud con la Iglesia de África por sus muchas vocaciones. Pero estas vocaciones no seguirán creciendo sin el apoyo de programas de educación religiosa y oportunidades para los jóvenes. Se necesita nuestro apoyo en zonas de gran pobreza y crimen”