• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

18 de abril de 2014

Los misioneros jesuitas australianos en la India: la respuesta evangélica a la realidad del pobre


En una entrevista concedida a la agencia de noticias UCA News, el misionero jesuita australiano Tony Herbert cuenta lo que han sido sus 50 años de misión en la India. Tenía 20 años cuando el provincial de los jesuitas en Australia le preguntó si se imaginaba viviendo en la India. “Trabajaré allí donde sea enviado”, fue su respuesta. En una semana se había despedido de sus padres y estaba ya en un barco con destino a la India. Esto fue hace 50 años, y allí sigue desde entonces. Comenzó a trabajar en los colegios jesuitas y en otras actividades en las aldeas de uno de los estados más pobres del país, Jharkhand. Así, viviendo inmerso en la vida de una comunidad rural de dalits, los llamados “intocables”, la casta más baja de la India, Tony Herbert dice que “me enseñaron mucho sobre lo que es vivir en comunidad. La evangelización es en un proceso en los dos sentidos y los dalits me han evangelizado a mí más que yo a ellos”.
Desde los años cincuenta, un grupo de unos 50 jesuitas australianos han creado las diócesis de Daltonganj y Hazaribagh, en el estado de Jharkhand. Hoy, 15 de ellos todavía viven en la zona, apoyados por los jesuitas indios y los sacerdotes diocesanos locales que ya han asumido la labor que ellos comenzaron. Es un cambio generacional que está teniendo lugar en muchas diócesis indias, que a su vez se han vuelto misioneras enviando a sacerdotes, religiosas y religiosos como misioneros por todo el mundo.
Según sus talentos, aquellos misioneros australianos asumieron muchos desafíos. Bill Dwyer, compañero de Tony, hizo grandes esfuerzos por aprender el hindi y, al final, se convirtió en un respetado experto en la lengua, por lo que trabajó en la traducción de la Biblia de la Iglesia india a esta lengua. Se implicaron en la ayuda a los pobres, y a los marginados, lucharon contra el sistema de castas. Y es que la dimensión social del Evangelio define a estos misioneros: “Lo que hago en la India se puede llamar: respuesta evangélica a la realidad del pobre. Hay que tomar la decisión de ir más allá de los bordes, de los márgenes, porque allí es donde encuentras el significado del Evangelio”.