• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

21 de mayo de 2014

Primera edición en español de la Historia de Etiopía, del misionero jesuita del siglo XVII Pedro Páez


Coincidiendo con el 450 aniversario del nacimiento del jesuita Pedro Páez, descubridor de las fuentes del Nilo azul, se presenta en España “Historia de Etiopía”. Se trata de la primera edición en español de la obra íntegra de este misionero, que se ha mantenido inédita durante trescientos noventa y dos años, hasta hoy. Está publicada por Ediciones del Viento en dos tomos, que suman 1300 páginas con un precioso mapa en color del holandés Joan Blaeu, datado en Brujas en 1650.
Pedro Páez finalizó esta Historia de Etiopía el 20 de mayo de 1622. Casi mil cien páginas permanecieron guardadas hasta hoy en el archivo de la Compañía de Jesús en Roma. Ahora, cuatrocientos años después, se podrá conocer por primera vez en español. De esta Historia, manuscrita originalmente en portugués, existía únicamente una edición portuguesa del año 1945. En ella se narran, en cuatro tomos, los sucesos que Páez lee o que le cuentan los religiosos coptos del país y el propio emperador sobre la historia de aquel reino. Pero también la experiencia personal del autor, llena de emoción y aventura.
Pedro Páez ingresó en la Compañía de Jesús en 1582 y en 1588 fue ordenado sacerdote en Goa. De allí partió en su primer viaje a Etiopía, con el padre Antonio de Montserrat. Fueron apresados y pasaron siete años de cautiverio en condiciones durísimas. Durante un tiempo se les dio por muertos. Fueron los primeros europeos en recorrer la región de Hadramaut y el desierto de Rub'al Khali, "La habitación vacía”.
Felipe II ordenó que se pagara su rescate. Tras ser liberados volvieron a Goa. Pedro Páez por fin consiguió llegar en 1603 a Etiopía donde, por su capacidad de aprendizaje de la lengua y cultura etíopes, sus enormes dotes pastorales y su personalidad, ganó el corazón de todo un pueblo. Su sentido diplomático y simpatía espontánea, así como una impecable formación como arquitecto y políglota, le llevó a ser amigo y consejero de los emperadores Za Dengel y Susinios, a los que convirtió al catolicismo, logrando así la alianza con Roma y España.
Pasó 19 años en Etiopía, fue asesor personal de Susinios, construyó una iglesia y un palacio de dos plantas a la orilla del lago Tana. Durante su estancia en Yemen aprendió el persa y el árabe, después aprendió las lenguas etíopes, el amárico y el gue’ez, la lengua de los textos sagrados y las crónicas reales. Escribió en amárico dos libros de religión, un diccionario, una gramática, tradujo un catecismo al portugués para los niños y esta Historia de Etiopía en portugués, elaborada con criterios científicos y no legendarios.
Pedro Páez llevó una ejemplar vida como apóstol. Lo más asombroso de su vida no fue haber sido el primer europeo en alcanzar las Fuentes del Nilo azul sino el curso de toda una vida entregada a Cristo