• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

19 de junio de 2014

La misionera Inmaculada Cerruti, desde Ruanda, y su día a día


Inmaculada Cerruti, misionera de Calahorra, Logroño, de la congregación de las Misioneras de Nuestra Señora de África, nos escribe desde Ruanda donde trabaja con jóvenes con pocos recursos y donde vive integrada en esa comunidad.
“Sigo en Kigali, la capital de Ruanda. La ciudad se está modernizando con gran rapidez. El año 2013 fue muy importante para la Parroquia de la Sagrada Familia de Kigali. Estuvo marcado por la celebración del Año de la Fe y del centenario de la fundación de la Parroquia que se vivió con gran intensidad. Se organizaron reuniones y cursillos de formación para que los cristianos pudieran profundizar en su fe a Cristo. Para celebrar el centenario de la fundación de la parroquia hubo una gran fiesta. La bella iglesia de ladrillos y tejas rojas fue restaurada para la ocasión. El punto culminante fue la Eucaristía presidida por el arzobispo de Kigali. Con él concelebraron cuatro obispos y un centenar de sacerdotes. Al principio de la misa el nuncio apostólico en Ruanda leyó un mensaje del Papa Francisco uniéndose a la celebración y exhortando a todos a vivir la comunión fraterna de los primeros cristianos. La procesión de entrada de la Palabra de Dios, llevada por un Misionero de África que celebraba 64 años de Misión, fue un momento de gran emoción. En la parte festiva hubo discursos, danzas y cantos, en la explanada delante de la Iglesia. El año pasado tuvimos la alegría de acoger a las hermanas de Butare. Organizaron un encuentro de chicas que estaban interesadas en nuestra vocación misionera, encuentro coincidió con la clausura del Año de la Fe y en colaboración con los Misioneros de África. Así que pudieron participar en los campamentos misioneros mixtos, donde chicos y chicas compartieron una experiencia de compromiso misionero entre estudiantes. Todos quedaron muy contentos y esperan que este año se repita. En cuanto a mí, el trabajo no ha cambiado mucho, como hace ya muchos años, dedico mi tiempo a chicos y chicas de familias pobres o marginadas, que se forman en corte y confección en el centro con la ayuda de una profesora ruandesa. Cada año unos 25 alumnos obtienen el diploma como costureros y costureras con lo que pueden ganarse la vida. Muchos de ellos trabajan en los mercados. Los alumnos que asisten al centro son de diferentes etnias y religiones. Católicos, protestantes, testigos de Jehová, y creyentes de diferentes sectas. También hay musulmanes. Procuramos darles una formación que promueva las buenas relaciones, el respeto y la aceptación de las diferencias. La formación es muy importante para que la gente pueda vivir en paz y buena concordia. Para ello necesitamos bonitos gestos de bondad. Pienso, por ejemplo, en una chica que ha acogido en su casa a otra joven de etnia distinta que se había quedado en la calle. Estos gestos nos ayudan a no perder la esperanza de que un mundo mejor es posible”