• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

13 de junio de 2014

Los jesuitas vietnamitas celebran 400 años de misión en Vietnam


La Compañía de Jesús en Vietnam está celebrando el 400 aniversario de la llegada de los primeros jesuitas a este país asiático con un año jubilar, promoviendo seminarios, fórums y diversas celebraciones.
En enero, Mons. Paul Bui Van Doc, presidente de la Conferencia Episcopal Vietnamita, ha presidido una misa especial para celebrar el 400 aniversario de la llegada de los primeros tres misioneros jesuitas a Vietnam, en la Catedral de Nuestra Señora en Ho Chi Minh City.
Por su parte, la provincia jesuita de Vietnam ha creado una página web para el año jubilar. El provincial, el padre Joseph Pham Thanh Liem, ha declarado que las diversas actividades que se han organizado para este año tendrán como objetivo “conocer y promover caminos de evangelización apropiados para el mundo de hoy a través de una mirada retrospectiva de la historia de la evangelización en Vietnam”. También se han organizado peregrinaciones al lugar de nacimiento del beato Andrew Phu Yen y al de su ejecución.
Los primeros jesuitas llegaron al puerto de Hoy An en Vietnam central el 18 de enero de 1615, acompañados de un grupo de cristianos japoneses que huían de la persecución en su patria. Desde Macao se enviaron otros misioneros jesuitas, entre los que estaba el padre Alexandre de Rhodes, que más tarde se convertiría en un experto en lengua y costumbres vietnamitas, y creó el alfabeto que actualmente usa este idioma, el quoc ngu (escritura vietnamita romanizada), y su catecismo, publicado en 1651, se considera el primer libro escrito con dicha escritura.
Por su fe fueron asesinados 16 jesuitas extranjeros y vietnamitas durante las persecuciones religiosas que se sucedieron desde el siglo XVII al siglo XIX, entre los que está el beato Andrew Phu Yen, un joven catequista indígena que trabajó con los primeros jesuitas y que fue asesinado en 1644. El Papa Juan Pablo II lo beatificó en el año 2000