• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

18 de julio de 2014

100 años de vida entregado a los demás


El hermano marista Emiliano García Llamas cumplió hace pocos días 100 años, según informa sus hermanos de congregación, que destacan de él que siga “siendo un ejemplo de vida y testimonio para quienes tenemos el gusto de compartir la vida fraternalmente junto a él”.
Emiliano García nació en Cuadros, León, el 24 de junio de 1914. Comenzó su vida marista a la edad de 13 años, cuando entró al Juniorado en Venta de Baños, Palencia. El 19 de marzo de 1930 ingresó al noviciado en Tuy. Al cabo de un año realizó su primera profesión en el mismo lugar y, en febrero de 1939, su Profesión Perpetua ya en Mar del Plata, Argentina.
Su misión apostólica la llevó a cabo en diferentes comunidades y ciudades de España y Argentina. Apasionado por Dios y atraído por nuevas tierras de misión en 1960, llegó a Catacocha, Loja, cuando la obra marista en Ecuador aún estaba haciendo las primeras siembras. En Catacocha fue rector del “Colegio Artesanal Marista”, desde el año 1967 a 1975. De 1976 a 1994 asumió la responsabilidad de ser el director de la escuela “Nuestra Señora del Cisne” de Catacocha, donde permaneció el periodo más largo de su vida, sirviendo con amor gratuito a la niñez y juventud platense.
Ya liberado de la responsabilidad directa en las aulas y como jubilado aprovechó su tiempo para emprender nuevos proyectos en bien de la comunidad más necesitada del Cantón Paltas. Realizó trabajos de reforestación en Fátima, impulsó el surgimiento del arenero de Fátima, promovió la construcción de la ladrillera de Chininuma, creó la Fundación Santa Regina para ayudar a las madres solteras, propulsó los Cursillos de Cristiandad, el Movimiento Carismático y el Movimiento Juan XXIII para favorecer la conversión y evangelización de los adultos de Catacocha.
Desde febrero de 2010 vive en la casa de los hermanos mayores en la ciudad de Loja y reside en ese lugar hasta nuestros días. Como piden sus compañeros maristas: “Que el Dios del Amor, la Buena Madre y nuestro Fundador San Marcelino bendigan su peregrinar en esta tierra”