• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

4 de julio de 2014

La misionera María Donoso pasó por Cáceres


La Hna María –izquierda de la imagen- en animada conversación con Ladislao y Felisa

Llegó a descansar unos días, junto a su hermana enferma, en Arroyomolinos (Cáceres). Durante su estancia la hermana falleció. Antes de regresar a su misión de Perú, nos visita en Cáceres.
La hermana María pertenece a la Compañía Misionera; tiene 74 años y ha pasado 40 años en misiones; la mayor parte de ellos en la selva de Perú. Actualmente reside en una de las comunidades que tienen en Lima.

María, Ladislao y Pedro Jesús

Su conversación es para nosotros un evangelio vivido: no tiene estómago, se lo extirparon a causa de un tumor. Después de unos años también sufrió una masectomía. Tiene hongos en los pulmones, problemas cardíacos…,su cuerpo es un esqueleto revestido de piel.
Pero su corazón misionero es  gigantesco: “vivir en pobreza es la mayor riqueza”, nos comenta. “A causa de mis problemas de salud, mis superioras no me dejan volver a la selva con los aguarunas, pero “el sueño de mi vida es morir en la selva”.

Con el P. Juan, misionero de la Preciosa Sangre
Cuenta con emoción y fluidez su experiencia con las comunidades cristianas, sin presbíteros, pero muy vivas, donde los laicos tienen un sentido bello de la corresponsabilidad y participación en la vida de la Iglesia, y sobre todo, la alegría de compartir.
Después de este encuentro, verdaderamente gratificante, tenemos la sensación de que por Cáceres ha pasado  un auténtico ángel.

Con Viki  y Pedro Jesús