• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

4 de agosto de 2014

El seminario del primer obispo africano sigue necesitando ayuda: Katigondo, Uganda, 253 seminaristas


El seminario Santo Tomás de Aquino de Katigondo, en Uganda, es uno de los más grandes del mundo. Con 253 seminaristas y 14 formadores, es una referencia para la Iglesia de Uganda, no sólo porque en él se forma su futuro, sino porque por sus aulas han pasado 4.000 seminaristas en el último siglo.
Los Padres Blancos, grandes misioneros y evangelizadores de África, fundaron este seminario en 1911. Era una apuesta por hacer que la Iglesia fuera verdaderamente africana, porque aquel pequeño seminario se convertía en el primer seminario católico fundado en el África subsahariana. Diecinueve siglos después de la venida del Hijo de Dios al mundo se daba la oportunidad a jóvenes africanos de seguir la llamada de Dios. Y eso sin tener que abandonar su tierra. Ser “alter Christus” – otro Cristo – en su propia tierra podía ser una realidad para los seminaristas ugandeses.
El seminario se desarrolló hasta ser uno de los pilares fundamentales de la Iglesia católica en Uganda, una de las más dinámicas del mundo. El Santo Tomás de Aquino ha formado a 4.000 seminaristas en los últimos 100 años. Es cierto que de esos 4.000 se han ordenado sacerdotes menos de la mitad, 1.700, pero en África no se desaprovecha nada. La gran mayoría de quienes no llegaron al sacerdocio se convirtieron en catequistas y responsables de comunidades.
Al ser el  primer seminario del África subsahariana, en los primeros años acudían a él también seminaristas de Tanzania, Rwanda y Sudán. Entre los estudiantes del Santo Tomás ha habido también 27 obispos, entre ellos el primer obispo africano, Mons. Joseph Kiwanuka, el primer cardenal africano, el cardenal tanzano Laurent Rugambwa… y, claro está, también el primer cardenal ugandés, el cardenal Emmanuel Nsubuga.
El 27 de abril la Iglesia española celebrará la Jornada de Vocaciones Nativas. Es la oportunidad de apoyar a estos seminaristas, 253 nada menos, que son el presente y el futuro de la Iglesia en Uganda. La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias, ha respaldado a este seminario a través de esta campaña y de los donativos y herencias que recoge a lo largo del año. En este curso esta Obra ha enviado 158.800 dólares a Katigondo, el pasado fueron 152.200 dólares, el anterior, 144.400 dólares… cantidades que han variado según la generosidad de los fieles con la Obra de San Pedro Apóstol. Y es que todavía hoy una gran parte de los jóvenes que estudian en el seminario de Santo Tomás vienen de familias pobres, que apenas pueden respaldar la vocación de sus hijos. El apoyo de esta Obra es necesario para que ninguna vocación se pierda por falta de recursos, y también para que la formación esté a la altura de cualquier otro seminario del mundo. Por eso tienen muchos proyectos, como ampliar la biblioteca y renovar y adecentar algunos edificios muy antiguos, y cuentan con profesores preparados en las mejores universidades eclesiásticas a las que se pueda acudir. Todo esto gracias a la generosidad de muchos fieles de todo el mundo que, moneda a moneda, han estado presentes en el día a día de este seminario que ya cumple un siglo