• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

21 de septiembre de 2014

Centenario de la familia guaneliana: esparcidos por el mundo, cercanos a los pobres


Este 21 de septiembre se abren las celebraciones por el centenario del fundador de la familia guaneliana, San Luigi Guanella. Se abrirá en Roma con una solemne celebración en la basílica de San Giuseppe al Trionfale, presidida por el cardenal Joao Braz de Aviz, prefecto de la congregación para los institutos de vida consagrada.
Luigi Guanella fundó los Siervos de la Caridad – más conocidos como Obra don Guanella – y las Hijas de Santa María de la Providencia, con la ayuda de la Beata Chiara Bossatta, instituciones que cuentan con innumerables centros de apostolado esparcidos desde Nigeria, Congo y Ghana hasta Filipinas, Vietnam y Guatemala, todos centrados en la ayuda a los más pobres y desfavorecidos, verdadero carisma de los “guanelianos”, porque, como decía su fundador: “un corazón cristiano que cree y que siente no puede pasar ante las necesidades del pobre sin socorrerlas”.
Durante este año se sucederán diversas iniciativas, como el curso comenzado el pasado 18 de agosto, que durante un mes está recorriendo en los fundamentos bíblicos y teológicos, las fuentes y los lugares natales del fundador… Encuentros en las comunidades guanelianas para invitar a una experiencia concreta de su carisma en la misión.
Como subraya su vicario general, P. Umberto Brugnoni, hoy como hace cien años el mensaje de San Luigi Guanella es sinónimo de benevolencia, corazón misericordioso, ternura, paternidad, espíritu de familia: “Impacta la actualidad de su mensaje si pensamos en la cultura actual y en los aspectos más subrayados por el Papa Francisco”.
El carisma no se puede definir sino que se cuenta con la propia vida, por eso, en los diversos actos, abundarán los testimonios, como el del P. Stephen Onyeks, en Kinshasa, donde ser guaneliano significa estar junto a los chicos de la calle y devolver la dignidad a los niños discapacitados…