• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

3 de octubre de 2014

Haren Alde de los Agustinos Recoletos y la construcción de 30 casas en Guaraciaba do Norte, Brasil


La ONGD de los Agustinos Recoletos, Haren Alde, ha presentado ante la convocatoria de proyectos de desarrollo del Parlamento de Andalucía, un proyecto para la construcción de 30 nuevas casas dentro del programa de viviendas llamado “Lar Digno” (Vivienda digna), que los Agustinos Recoletos llevan a cabo en el municipio de Guaraciaba do Norte, estado de Ceará, en Brasil.
Según informan los agustinos recoletos, se trata de un proyecto con un coste total de 47.373 euros, que ha contado con el asesoramiento y apoyo de la Comisión de Misiones y Desarrollo Social de la Provincia de San Nicolás de Tolentino. El presupuesto para la construcción de estas 30 nuevas casas de ladrillo se dividen en 17.384,06 euros aportados por el proyecto local como terrenos, planos de construcción y personal local, y 29.988,95 euros que es la cantidad solicitada al Parlamento de Andalucía para materiales de construcción y costes indirectos.
Estas viviendas de Guaraciaba don Norte se construirán en una región rural en la que muchas de las familias dedicadas principalmente al trabajo de la tierra habitan en infraviviendas que no poseen, alquiladas o prestadas por los terratenientes y dueños de las explotaciones agrarias bajo condiciones muy duras, y que normalmente están hechas de cáñamo y barro, sin agua corriente. Edificaciones que son el hábitat natural del insecto transmisor del Mal de Chagas, una enfermedad que tiene en la región gran incidencia. También la falta de agua y de canalizaciones para las aguas residuales son un factor que influye en la salud de las personas.
Los Agustinos Recoletos tienen un programa de viviendas comunitarias, llamado “Lar Digno”, por el que las familias reciben un nuevo hogar, de ladrillo, con agua potable y tratamiento de las aguas residuales. Para acceder a esta vivienda las familias además firman un acuerdo de colaboración en la construcción, un compromiso de mantenimiento y entran a formar parte de la red de trabajo social en cuanto a atención a menores, ancianos, etc.