• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado

27 de octubre de 2014

La labor de los vicencianos en Haití: una piscifactoría para dar oportunidades a decenas de familias


En 2009, las diversas instituciones que conforman la familia vicenciana, como las Hijas de la Caridad, los padres Paúles, las Juventudes Marianas Vicencianas… se unieron para dar la oportunidad a personas del mundo entero de apoyar proyectos de empresas en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental y uno de los más pobres del planeta. Así se creó IFVH, Iniciativa de la Familia Vicenciana en Haití. Uno de estos proyectos es una piscifactoría en una pequeña localidad de este castigado país.
Según cuentan desde IFVH, las temperaturas del invierno haitiano se sitúan entre su máxima anual de 32 y su mínima anual de 26 grados Celsius. La calidez del abundante sol haitiano hizo posible el gran progreso de la piscifactoría de tilapia de la Iniciativa de la Familia Vicenciana en Haití (IFVH). Dicha piscifactoría, en construcción desde octubre de 2013 en los alrededores de un tranquilo lago en Savanne Perdue, una localidad en Lahoye, está tomando forma rápidamente y preparándose para acoger a sus primeros alevines este verano. Son crías de tilapia, un tipo de pez apropiado para piscifactorías, que empiezan a madurar en seis estanques de 500 metros cuadrados alrededor del borde del lago. Según vayan creciendo, serán transferidos a jaulas que flotan en el lago. Al alcanzar su tamaño adulto, un pez normal se venderá por 3.30 dólares aproximadamente, generando unos ingresos importantes para las docenas de vendedores que serán contratados para llevar el pescado a los mercados y restaurantes locales.
Esta nueva piscifactoría es una empresa social que la Familia Vicenciana creó para generar trabajos a corto y largo plazo para las familias de esta zona rural, donde hay escasez de trabajos y la pobreza es la norma. Según Regine Theodat, director nacional de la IFVH, “cuando la piscifactoría esté en pleno funcionamiento y los pescados sean recogidos, calculamos que generarán más de 200.000 dólares para la economía local por año”. Los estudios indican que el mercado más cercano en Cas solía ofrecer pescado en abundancia, pero la sobrepesca y una especie de pez depredador redujeron las capturas locales. “Aunque la cantidad de pescado ha disminuido,” continuó Theodat, “la demanda no lo ha hecho, lo que es un buen augurio para nuestra piscifactoría”.
La Familia Vicenciana ha empezado a recaudar 225.000 dólares para apadrinar a 150 familias mediante el programa Camino Hacia una Vida Mejor de Savanne Perdue para prepararles para trabajar como vendedores de pescado