• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

14 de junio de 2015

Joaquín Rojo Hernández, UNA VIDA PLENAMENTE REALIZADA EN LAS MISIONES

UNA  VIDA  PLENAMENTE REALIZADA EN LAS MISIONES



Joaquín Rojo Hernández, sacerdote diocesano y natural de Valverde del Fresno lleva  casi cincuenta años como misionero en Brasil.
Estudió en nuestro Seminario Diocesano de Coria-Cáceres y se  incorporó  al Seminario Hispanoamericano, con el fin de marchar a las misiones.
Fue una época de explosión misionera. De nuestra diócesis marcharon 5 jóvenes sacerdotes a Brasil.
Hasta el año 1984 estuvo en la Diócesis de Nova Friburgo. Después pasó a la de Barra do Pirai Volta Redonda, donde permanece en la actualidad.
¿Por  qué no regresas ya a nuestra tierra?
-Es una pregunta que me hace mucha gente, pero no “me encuentro”.  Aquí la situación ha cambiado mucho. El heroísmo ahora es quedarse aquí.
Aquellas comunidades son muy gratificantes.

¿Cómo es la organización pastoral?
                -Allí no existen vicarías de zona, sino regiones pastorales; al  frente de éstas está siempre un coordinador.  Los seglares tienen un papel insustituible. Ellos llevan el peso  de la acción pastoral. En la región  pastoral hay más de doscientas mil personas. Los sacerdotes somos nueve.  Tenemos la satisfacción de que funcionan muy bien los ministros de la Palabra y la coordinación pastoral.

                Joaquín va desgranando un rosario de experiencias preciosas, que reflejan la alegría del misionero. Su conversación es pausada y reflexiva, llena de silencios  e interpelaciones. Nos cautiva con la magia de su maridaje espiritual con aquellas comunidades.   Es una gozada escucharle.
                En las eucaristías de la parroquia de Fátima, Cáceres (sábado y domingo),   ha dejado la huella de su testimonio misionero.